BIENVENIDOS A

Esperar 30 segundos para que cargue el archivo. Gracias

GRACIAS POR TUS VISITAS.

Image and video hosting by TinyPic

MARCOS PARA PhotoScape

Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPic

sábado, 7 de abril de 2018

Extrañas muertes



Felix Faure (1890)

Ex-presidente de Francia, murió de un ataque mientras prácticaba sexo oral en su oficina.

Lee Seung Seop (2005)

Koreano de 28 años, adicto a los videojuegos, murió en un café internet después de jugar Starcraft y World of Warcraft después de casi 50 horas consecutivas. Seis semanas antes de su muerte, le echaron de su trabajado por faltas reiterativas debidas a su adicción a los videojuegos.

George Allen (1990)

Entrenador de fútbol americano que murió de neumonía un mes después de que sus jugadores lo bañaran con Gatorade después de ganar un partido.

Ray Chapman (1920)

Jugador profesional de béisbol, murió al ser golpeado en la cabeza por una bola lanzada por Carl Mays de los Yankees. El sonido de la bola al impactar contra su cráneo fue tan fuerte que Mays pensó que había golpeado la bola con el bate, lo había tirado y había corrido a primera base. Chapman murió doce horas después en un hospital de Nueva York.

Joseph W. Burrus (1990)

Mago, murió mientras intentaba ser sepultado vivo. Estaba dentro de una caja de acrílico que él mismo construyó. Metieron la caja en una tumba y la empezaron a llenar con cemento. Llegó un punto en el que los espectadores se dieron cuenta que el cemento había roto la caja de acrílico. Cuando lo sacaron, ya había muerto.

Adolf Frederick (1771)

Rey de Suecia, que murió de problemas digestivos después de haber terminado una cena con langosta, caviar, chucrut, arenques y champaña, y de postre 14 raciones de su postre favorito: semla servido en un tazón de leche caliente. Este rey es recordado por los niños suecos como “el rey que comió hasta la muerte”.

Alex Mitchell (1975)

Un constructor de 50 años murió literalmente de risa mientras veía un episodio de “The Goddies”. Según su esposa, Mitchell no podía dejar de reir mientras veía un sketch del episodio “Kung Fu Kapers”. Después de 25 minutos de risas continuas, Mitchell cayó en el sofá y murió de un fallo cardiaco.

Dick Shawn (1987)

Comediante, murió en el escenario de un ataque al corazón. Mientras imitaba a un político dijo “si me eligen, no me dormiré en mi trabajo”, entonces se acostó y nunca despertó.

Wan Hu (1500 y algo)

Según la leyenda, Wan decidió aprovechar la avanzada tecnología de cohetes y juegos pirotécnicos de China para lanzarse al espacio exterior. El día de su despegue, Wan se subió a su silla y 47 sirvientes suyos encendieron los cohetes. Hubo una gran explosión. Cuando el humo se disipó, Wan y la silla ya no estaban, y nadie los volvió a ver.

Frank Hayes (1923)

Un jockey, o corredor de caballos, que sufrió un ataque al corazón durante una carrera. El caballo, Sweet Kiss, llegó en primer lugar, haciendo a Hayes el único jockey muerto en ganar una carrera.


miércoles, 4 de abril de 2018

El exorcismo en la tumba de Nerón



Fue el emperador romano Nerón (s.I d.C) quien ordenó la mayor matanza de cristianos de la historia antigua. Cuando murió Neron continuo su leyenda negra, alrededor de su tumba se reunían grupos de seguidores que prácticaban magia negra.

Fue con la llegada del Papa Pascual II (s.XII) cuando se terminó con estas reuniones. Pascual II decidio practicar un exorcismo en su tumba y no permitir las reuniones que hasta ese momento se celebraban. Para ello impuso un ayuno en Roma a la espera de recibir la inspiración para acabar con la maldición. Pasadas tres noches de ayuno, se le apareció la Virgen y le indicó cómo liberar a Roma del poder diabólico del emperador. 

Al cuarto día se reunieron en torno al nogal que crecía sobre la tumba un gran número de romanos. Pascual II, siguiendo las instrucciones de la Virgen taló el nogal, abrió la tumba y desenterró lo poco que quedaba del emperador. Los huesos fueron arrojados al río Tíber. A partir de entonces, los brujos y hechiceros se trasladaron a otro lugar y, años más tarde, otro Papa, Sixto IV, mandó erigir en el lugar donde estuvo la tumba una iglesia consagrada a Santa María. El lugar está en la actual Piazza del Popolo.